Balance pala padel

Todo sobre el balance en una pala de pádel

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre uno de los factores más determinantes en nuestra comodidad en la pista de pádel: El balance. Comenzaremos definiendo lo que es el balance de una pala de pádel:

El balance de una pala es la distribución de su peso a lo largo del molde.

 

¿Cómo nos afecta el balance en nuestro juego? Vamos a verlo con un ejemplo práctico: imagina que coges un martillo por la parte baja, por su mango. Con el martillo en la mano, haz el gesto de un remate (ten cuidado con la lámpara del salón!). Ahora coge el martillo por la parte alta, por su cabeza, y repite el mismo movimiento.

 

¿De qué forma te ha resultado más fácil hacer el movimiento? Agarrándolo por la cabeza, ¿verdad? Ahora plantéate la siguiente pregunta: si es más sencillo hacer el movimiento agarrando el martillo por la cabeza, ¿por qué no agarramos el martillo por la cabeza cuando lo usamos? Exacto, por simple física, la fuerza que ejercemos sobre un clavo cuando cogemos el martillo por el mango es mayor que la que ejerceríamos cogiendo el martillo por la cabeza.

 

Las palas de pádel no se escapan de las leyes de la física, y se comportan exactamente igual que un martillo. Lo que determinará si cogemos el martillo por el mango o por la cabeza es el balance de la pala. A pesar de que existen infinitos balances distintos, podemos distinguir tres tipos de palas de pádel en función de su balance:

 

Palas con el balance hacia la cabeza

Las palas con el balance hacia la cabeza o con balance alto, también conocidas como palas “cabezonas”, se corresponderían con coger el martillo por el mango. Este balance es el común en las palas con forma de diamante. ¿Qué ventajas e inconvenientes presentan este tipo de palas?

Al igual que cuando cogemos el martillo por el mango es cuando mayor fuerza podemos aplicar con él, la principal ventaja de este tipo de palas es que nos proporcionarán un plus de potencia en golpes como el remate gracias al efecto palanca. Serán palas, por tanto, adecuadas para los jugadores que busquen un punto agresivo en su pala.

El principal inconveniente de las palas cabezonas es que su manejabilidad va a ser reducida, debido a la distribución del peso hacia la cabeza. Por lo tanto, si estamos buscando palas que nos proporcionen comodidad en el juego y nos permitan llegar a las bolas más complicadas, las palas cabezonas no deben ser nuestra elección.

A mayores, las palas cabezonas son las más propensas a provocar problemas en el brazo, como la famosa epicondilitis, por lo que sólo la recomendaríamos si tu nivel es avanzado y tienes una técnica depurada. Nunca debemos olvidar que la salud es lo más importante, y que sin ella no podremos seguir disfrutando de este maravilloso deporte, por lo que, si tu nivel no es avanzado, nuestra recomendación es que no optes por este tipo de palas.

Palas con el balance hacia el puño

Las palas con el balance hacia el puño o con balance bajo serían el símil de coger el martillo por la cabeza. Este balance es el que tienen la gran mayoría de palas redondas.

La ventaja más clara de este tipo de palas sobre las palas con balance alto se encuentra en la alta manejabilidad que nos proporcionan, lo que se traducirá en una mayor seguridad en nuestro juego. Estas palas son las idóneas para aquellos jugadores que emulan a Rafa Nadal en la pista y devuelven toda bola que se les acerca.

A mayores, usar palas con el balance bajo son la opción perfecta para prevenir lesiones en el brazo y el codo, gracias a no tener que forzar el brazo en los golpes como sí hay que hacer con las palas cabezonas. Por lo tanto, son la opción perfecta para los jugadores que todavía se están iniciando y que quieren tener una larga carrera sin lesiones en este deporte.

De la misma forma que no cogemos un martillo por la cabeza para clavar un clavo, la principal desventaja de las palas con balance bajo se encuentra en los golpes más agresivos como el remate. Al tener el peso distribuido hacia el puño, la potencia que obtendremos de esta pala será inferior a la que nos proporcionan las palas con balance hacia la cabeza.

Palas con balance intermedio

Las palas con balance intermedio son el punto medio entre las palas cabezonas y las palas con el balance hacia el puño. Las palas que suelen contar con este balance son las palas con forma de lágrima.

Combinan lo mejor (y lo peor) de los tipos de pala vistos arriba:

Las palas con balance intermedio cuentan con una potencia en golpes agresivos como el remate superiores a las palas con el balance bajo, pero inferior a las palas con balance alto.

Las palas con este balance presentan una manejabilidad superior a la que obtenemos con las palas cabezonas, pero inferior al que obtendríamos con una pala con un balance bajo.

Por último, las palas con balance intermedio previenen y nos protegen mejor de las lesiones que las palas con balance hacia la cabeza, pero sin llegar al nivel de protección que nos ofrecerían las palas con el balance bajo. Nuestra recomendación, por lo tanto, es que este tipo de palas están destinadas a los jugadores con un nivel intermedio, pero que todavía no cuentan con la técnica suficientemente depurada como para optar por una pala con el balance hacia la cabeza.

Este artículo pertenece a la serie cómo elegir una pala de pádel. Pincha en el enlace si quieres convertirte en un auténtico padelexperto.

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte las novedades en el mundo del pádel, te agradeceríamos que nos sigas en Facebook y Twitter. Muchas gracias!

Encuentra tu pala de pádel ideal entre todas las palas del mercado analizadas.

El Equipo de PadelZoom
Aquí podrás encontrar tu pala ideal: Algoritmos y análisis.
chiquita-padel
Leer más
En este artículos nos centramos en uno de los golpes que nos permitirá controlar en todo momento el ritmo del partido: la chiquita.
palas-mas-potentes
Leer más
¿Quieres saber cuales son las mejores palas de potencia de la temporada? Descubre con nosotros el ranking de las palas más potentes de este 2018.

Comentarios