dobre pared padel

Doble Pared en el padel, más allá de una buena defensa

Durante el juego, cuando se defiende en el fondo de la pista, la jugada puede derivar en situaciones en las que nos veamos obligados a defender una pelota que golpea primero en la pared de fondo y después en la lateral, sin bote. O a la inversa.

A este golpe es al que llamamos una doble pared en pádel. En esencia, se trata de un golpe de defensa, pero si se domina, se puede revertir en un golpe de ataque. Para ello, se requiere de mucha práctica, algo de técnica (sobre todo en cuanto a posición del cuerpo y golpeo con la pala) y gran concentración.

A medida que se sube de nivel como jugador y partidos de pádel, es más habitual encontrarse en la tesitura de responder un golpe de doble pared. Y es que, cada vez más, se tiende a atacar al rival arrinconándole en las esquinas, provocando así su incomodidad y un menor control de las trayectorias de golpeos y bolas.

Aprende cómo dominar la doble pared y mejorar tu defensa con estos consejos y ejercicios que proponemos.

Cómo girar para la doble pared

Para defender una bola a doble pared puedes optar por dos movimientos: un desplazamiento o un giro. El desplazamiento resulta más asequible si estás dando tus primeros en el pádel; no obstante, tiene un gran peligro: descompensas tu posición comprometiendo tu juego posterior.

Por ello, los profesionales del pádel recomiendan aprender cómo hacer el giro para defender una doble pared en pádel. Resulta más complejo desde el punto de vista técnico, pero asegura tu posición en la pista y te abre una vía para continuar respondiendo bolas del contrincante.

La doble pared es uno de los ataques más difíciles que tendrás que defender: la bola rebota en dos paredes y la dirección del golpe puede dirigirse hacia cierre (si primero golpea en pared de fondo) o a apertura, si primero golpea en lateral.

El giro para defender una doble pared requiere de buena coordinación, concentración, leer la trayectoria y una buena movilidad de piernas.

Ahora bien, ¿cuándo utilizar el giro para defender un golpe de doble pared?

En la mayoría de las jugadas, el giro será el único movimiento que te permite seguir en pista. Eso sí, existen otras situaciones de partido en las que el giro es una ventaja para quien defiende:

  1. Si buscas atacar la bola
  2. Si la pelota se abre mucho después de la doble pared
  3. Si la bola se abre bastante después del bote lateral y queda alta, pues nos da pie a un juego más agresivo.

Lo primero que has de interiorizar es que un giro para devolver una doble pared no deja de ser una pared de fondo y una pared lateral. Para dominar el golpe, un buen entrenamiento es practicar devolviendo pelotas que nos llegan desde atrás y desde un lateral, de tal modo que simule lo que sería una salida de bola de la pared.

Una vez hayas cogido la mecánica del golpe, ve un paso más allá y complícalo con un lanzamiento con ángulo. El golpeo que efectúas con la pala con un giro para respaldar la doble pared se asemeja más a estas posiciones del cuerpo, los pies, la muñeca y la pala.

En un golpe con giro, busca siempre que la pelota quede por delante del cuerpo para sorprender al rival.

Un breve inciso: para hacer un giro perfecto y devolver la doble pared, en pádel la colocación del cuerpo es clave. Si no llevas la pala en posición en el momento que la bola se aproxima a la pared de fondo, el giro para hacer el seguimiento de la pelota y su segundo impacto deberá sumar la tarea de preparar el golpe.

Para ello, sigue la trayectoria de la pelota con pasos cortos y sin perderla de vista (¡puede hacer un extraño en cualquiera de los rebotes de las paredes!).

Ahora bien, ¿cómo saber qué trayectoria va a llevar la pelota después de la doble pared? Para ello os proponemos un ejercicio que os servirá para otros muchos golpes ganadores de pádel.

Saber la trayectoria de la pelota te aporta una gran ventaja competitiva: puedes planificar el golpe de respuesta y retornar una defensa en un ataque (según tu posición, la trayectoria de la bola y la colocación del contrario). 

Hacer simulaciones de distintas trayectorias de bola a doble pared ayuda al jugador a familiarizarse con el ejercicio de seguimiento de la pelota al mismo tiempo que ejercitas el juego de piernas y el giro del tronco.

Las piernas deben mantenerse flexionadas y abiertas según la anchura de los hombros del jugador para mantener el centro de equilibrio ligeramente adelantado.

Este entrenamiento para dominar el giro en la doble pared es válido tanto para la doble pared de revés y en drive.

No obstante, tal y como explicamos en este artículo sobre el golpe de revés, éste es uno de los golpes fundamentales del pádel que hay que dominar. Por ello, vamos a detenernos para conocer los entresijos de la doble pared de revés en pádel.

La doble pared de revés

Para devolver una doble pared de revés, la empuñadura de la pala es clave. Ten en cuenta que nos debe facilitar el movimiento de golpeo en todas las modalidades de doble pared (la que abre, la que queda alta y puedes hacer un golpe cortado) y el que te hace retroceder en tu posición obligando a un desplazamiento.

La posición del cuerpo para defender una doble pared de revés

Sitúate más cerca a la línea que al fondo, y del lateral que del centro, e identifica la trayectoria de la bola. Para ello, es muy importante que después de cada golpe recuperes la posición, ya que el jugador es el punto de referencia para hacer la proyección de la trayectoria de la siguiente bola.

Como puedes comprobar, dominar el revés de doble pared en el pádel requiere de técnica, sí, pero sobre todo de gran agilidad mental y un buen juego de piernas.

La doble pared que cierra

Esta es la más difícil de defender. Las posibilidades son diversas: podemos encontrarnos con una bolea de fondo o de red con fuerza que golpea en la pared de fondo con tal velocidad que el segundo golpe en lateral sale muy cerca de la red, o muy cerca del vértice; una doble pared de cierre muy próxima a éste desde una diagonal, o provenir de un golpe paralelo (del revés o de drive, independientemente).

Cuando el golpe viene en diagonal de bolea con fuerza, afianza la posición en empuñadura, da un paso hacia el fondo o atrás para ver el punto de primer impacto e interpretar la trayectoria, y sigue la bola desde atrás siempre con pasos cortos, listo siempre para acoplar la posición a un remate controlado (cuando se pueda).

En las jugadas en las que el golpe es muy cerrado al vértice, toma tu cuerpo como referencia. Si golpea primero en pared de fondo, bastará con mantener una posición de golpeo a pared de fondo y dar los pasos necesarios para golpear la bola con cierta comodidad. Y en aquellos casos en los que el golpe inicial sea en lateral, utiliza el giro para seguir la trayectoria y estar siempre detrás de la bola.

Una doble pared que abre

Si la doble pared resulta en una bola abierta, además de agarrar bien la pala para controlar el golpe de revés, damos un paso hacia atrás y seguimos la trayectoria de la pelota hasta que esté a la altura de la cadera o nos permita el movimiento continuado que requiere el golpe de revés.

De forma esquemática, y para memorizar el movimiento de cara a la práctica, realizas una U: atrás lateral y hacia adelante con la bola (sin dejarla atrás).

Vídeo sobre la doble pared en pádel

Si consigues dominar la doble pared y defender este golpeo, subirás de nivel en tu juego. Recuerda que son golpes complejos para defender y, por ello, una de las primeras armas de ataque en pádel. Hacer una buena defensa de la doble pared neutraliza esta arma para el contrario.

Encuentra tu pala de pádel ideal entre todas las palas del mercado analizadas.

El Equipo de PadelZoom
Aquí podrás encontrar tu pala ideal: Algoritmos y análisis.

Comentarios

palas mas potentes 2019
Leer más
¿Eres un jugador experimentado? ¿Te atrae el juego agresivo? Para desarrollar todo tu potencial necesitas una pala de pádel a la altura de tus necesidades.
mejores palas control 2019
Leer más
Encontrar una pala de pádel que se ajuste a tu técnica, movimiento y experiencia no es sencillo. Te simplificaros la elección de tu próxima adquisición.